Redes sociales: la fina línea entre la expresión y los mensajes confusos.

Por Camila Ferreyra, Leandro Guido y Catalina Cageao.

No es nada novedoso que las redes son el nuevo concepto de libertad: en ella decimos lo que pensamos, expresamos nuestras ideologías y nos descargamos ante lo que creemos injusto. Además, tienen gran porción de lo que nos representa como personas o marcas y ello puede ayudar a generar una buena imagen ante los demás y ante un mercado cada  vez más saturado en el que los dueños buscan destacar sus productos y servicios. Las posibilidades allí son ilimitadas.

Sin embargo, y aunque uno ve el concepto de ilimitado como algo cien por ciento positivo, muchas veces lo que se comunica y los mensajes que encontramos generan un revuelo que no es tan bueno: ante alguna acción polémica las redes sociales son el primer eslabón para hacerla pública y generar confusiones y debates sobre la moralidad de las marcas o personas.

No nos faltan los ejemplos: en una tienda en Barcelona de la gran marca Louis Vuitton el comprador y coleccionista Joan Sans denunció en las redes sociales una conducta antimoral de parte de la firma liderada por Vigil Abloh. Contó que intentó comprar por Internet una serie de productos super exclusivos de la marca para retirarlos en el local español, pero que al llegar a buscar su pedido le dijeron que le habían mandado un correo electrónico desde París (la tienda origen) pidiendo que no se le vendiera el producto tratándolo de revendedor de la marca. Sans lo atribuye a celos de parte del local de París en el cual no quiso gastar la suma de 15 mil euros para comprar y retirar por Barcelona.

Pero no todo queda en este caso: a raíz de esta situación, el coleccionista posteó una queja para la marca que se viralizó (con más de 1300 likes y 600 comentarios) en la cual muchos usuarios narraban malas experiencias comprando y retirando productos. Los empleados (vale aclarar que no en todas las tiendas de la marca) les ponían trabas para ello, no les querían vender y los trataban mal con conductas que los consumidores calificaron como clasistas, homófobas, xenofóbicas y discriminadoras sobre las que podés leer acá. ¿En qué siglo te quedaste, Louis?

Pero no hay que salir del país para encontrar casos: semanas atrás, una extraña situación se dió entre conocido modelo y una marca de ropa interior. Christian Sancho, reconocido por sus campañas en paños menores ocupando enormes espacios en la vía pública, tuvo declaraciones a favor de la comunidad LGBTIQ+ dando a entender que estaba abierto a cualquier tipo de vínculo amoroso sin importar el género, afirmación que lo llevó a ocupar la primera plana en una revista. A posteriori la firma de lencería LODY posteó en sus redes sociales un comunicado que informaba la desvinculación del actor después de tantos años, lo que provocó un gran revuelo. Las preguntas fueron varias y se repitieron. Entre las principales: ¿Desde cuándo una marca comunica que un modelo no formará parte de futuras campañas? Si, en general, aparece una persona distinta  fotografiada en la siguiente colección y ya. A menos que el protagonista de las fotos haya formado parte de alguna acción que no coincidiera con las políticas o línea de la empresa, como pasó con Pampers y Flor Peña.

Aquí nace entre los usuarios la idea de qué LODY sintió la necesidad de despegarse del actor por su apertura en término de vínculos y relaciones. Sancho, no solo evitó desmentir la situación sino que sumó estar en plenas tratativas de un nuevo contrato que entiende llegaron a un fin por sus declaraciones homofriendly. Los abogados de la marca publicaron chats entre el dueño y su figura, dejando en evidencia que el acuerdo se había suspendido previamente a la salida de la revista. Christian sin retractarse, aunque disculpándose y dando a entender que hubo un mal entendido, una confusión, resolvió poner paños fríos al asunto. Nos quedará la duda de si Christian utilizó a la comunidad LGBTIQ+ para conseguir una tapa y luego concretar un raid mediático, o si la marca en realidad tiene una línea que poco respeta la diversidad sexual. 

Y tenemos uno más…

 “Necesito hombres que estén trabaditos. Yo sé que muchos de ustedes se consideran modelos, pero no son modelos. Yo me considero modelo, pero no soy modelo tampoco. Para los que me putean y me dicen ‘Uki, siglo XXI, tenés que ser más inclusivo’, ¿quieren que les diga algo? Yo pongo a un gordo y no me vende la marca, pongo a un pibe sexy y me vende. Entonces entre el gordo y el pibe sexy, prefiero poner al pibe sexy porque vendo” declaró Uki Deane, el “gaucho influencer” hace unas semanas cuando por medio de las redes sociales pidió “modelos” para su marca de trajes de baño Bermies (su marca de trajes de baño hechos con botellas de plástico recicladas, cuyo el 10% de la recaudación va a la limpieza de los mares).

A este comentario tan gordofobico y repudiable salió al cruce la comediante cordobesa Mar Tarres:Uki manifestó la gordofobia inconsciente que tiene adentro y no quiere asumir. Yo sigo su marca de ropa hace tiempo. ¿Cómo sabe que el gordo no vende si nunca probó? Hoy el mercado pide a gritos inclusión y talles grandes. Eso es una política de su empresa, pero denigrar o burlarse de las personas gordas es demasiado. Se rió de uno de sus amigos que antes era gordo y ahora adelgazó. Lo dejó como un desagradable en su época con sobrepeso y remarcó que ahora que es flaco es sexy y todas quieren estar con él”. De más está decir que Mar Tarrés tiene un punto, no es novedad que la icónica casa de ropa interior “Victoria’s Secret” se fue a la quiebra por no saber adaptarse a la evolución de la sociedad y la moda, cuando en otro momento de la historia, todes moriamos por ser unx “VS Angel”.

Estos ejemplos muestran como las redes tienen un gran alcance para mostrar la verdadera cara de marcas y figuras, y como todo lo que se diga y se postee en ellas es tomado con pinzas y puede ser usado en su contra. Queda cuidar lo que se publica, ser consciente del alcance que tienen y el mensaje que pueden dar sobre sí mismas y saber que pueden surgir los conflictos y debates.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s