Frida Kahlo: La moda como medio de expresión y como esto la volvió un icono a pesar de los estereotipos.

Bigotuda. Uniceja. Discapacitada. Medio indígena. Bisexual. Comunista. No, Frida Kahlo no respondía al estereotipo de icono de la moda del siglo XX. A pesar a pesar de su diferencia –físicas e ideológicas– con las grandes divas hollywoodienses, la pintora y poeta mexicana es considerada como un referente en estilismo (aunque su influencia vaya mucho más allá).
La faceta fashionista de Kahlo, tan famosa a día de hoy como su obra o su activismo, es la que analiza la periodista española Susana Martínez Vidal en su libro Frida Kahlo: Fashion as the art of Being. “Lo más llamativo de su trascendencia es la espontaneidad del fenómeno. No es comparable a otros referentes como Coco Chanel porque detrás de esta hay una marca que invierte millones de dólares para que la recordemos cada día. En el caso de Frida es distinto. Creo que su estilo ha trascendido porque lo que la moda imita de ella es su espíritu, no sus prendas”, explica la autora del libro.

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón nació en 1907 en Coyoacán, México. Su vida estuvo marcada por el infortunio: a los 6 años contrajo polio, lo que la dejó con una pierna más corta que otra.
Luego, en 1925, fue víctima de un accidente de bus que fracturó su columna vertebral y desgarró su abdomen.
A fin de ocultar sus imperfecciones físicas, Kahlo adoptó el traje regional de tehuana, disimulando con coloridas blusas y mantos de tehuana su torso oprimido por el corsé que sujetaba su espalda, mientras que sus largas faldas sobre enaguas ocultaban la deformidad de su pierna derecha, más corta, para la que creó un calzado con plataforma.

Si bien en 1937 la edición estadounidense de la revista Vogue le dedicó un artículo reconociendo su influencia en los diseñadores de la época, Frida Kahlo no respondía al estereotipo de ícono de la moda del siglo XX. Pasó mucho tiempo para que el mundo fashion, con lo elitista y exclusivo que a veces resulta, admitiera que la pintora mexicana era una referente de estilo. Hoy lo sigue siendo, a más de 60 años de su muerte.
 En la sociedad de su tiempo, la mujer jugaba un papel supervisado por el varón. Frida, rompiendo cánones, encarnó a la dama fuerte, autosuficiente, colorida y con rasgos varoniles. En los autorretratos, la artista quiso representar ambigüedad con rasgos masculinos en su rostro. De ahí, sus prominentes cejas que llegaban a juntarse y su incipiente bigote.

Derecha: Frida posando junto a sus hermanxs vestida con un traje de su padre.
Izquierda: Frida junto a uno de sus grandes amores,la cantante de rancheras Chavela Vargas.

Los que nunca imaginaría Kahlo es que se convertiría en un icono de moda. Su estilo propio con combinaciones exóticas de vestidos tradicionales y modernos fue y es mirado con lupa por los fashionistas. El furor de sus looks desfilan por las pasarelas de alta costura de la mano de diseñadores como Karl Lagerfeld, John Galliano, Dolce & Gabana, Alexander McQueen, Balenciaga o Jean Paul Gaultier
Pero sin duda es Frida Kahlo, con su look totalmente personal, la única cuyo estilo, a más de 60 años de su muerte, sigue inspirando e influyendo los mundos de la moda, de los medios y del arte.
Al observar sus retratos se puede constatar que Frida comprendió la
importancia de la imagen y de la actitud, mucho antes de que estas palabras hicieran parte del marketing de nuestro tiempo.

Feminista y femenina al mismo tiempo. Fue una de las primeras en compaginar estos dos conceptos luciendo los más delicados bordados o flores en el pelo al mismo tiempo que demostraba constantemente un carácter enérgico, reivindicativo y osado. Ser femenina y feminista, algo que a día de hoy todavía resulta contradictorio en ciertos sectores, fue rabiosamente moderno en su tiempo.
Combinó lo caro y lo barato y mezcló estilos. “Kahlo, de forma instintiva y autodidacta, sentó las bases de la moda contemporánea”, apunta Martínez Vidal, “fue una loca del vintage en un momento en el que era considerado como algo sucio y viejo; supo combinar prendas caras con otras más económicas y mezcló todo tipo de estilos. Conjuntaba sus trajes de oaxaqueña con encajes, puñetas españolas y tafetanes europeos heredados de la familia de su padre que era alemán”, añade la periodista.
‘Sí fashion, no victim’. “Puso la moda a su servicio y no al revés. Utilizó las faldas indígenas para dar un mensaje pero también para disimular sus problemas físicos. Inventó las alzas para equilibrar la longitud de sus piernas antes de que lo hiciese oficialmente Salvatore Ferragamo y convirtió el corsé, un aparato ortopédico que le causaba dolor, en su prenda fetiche. Tenía más de 30 distintos (de hierro, escayola, piel dura…) y los pintaba para customizarlos. Para ella eran un suplicio, una herramienta de tratamiento, pero, al verlos, resultan sexies”, afirma la experta.
Utilizó la moda como forma de autoexpresión (y de provocación). Kahlo se vestía según cómo se sentía. Se puso el traje de oaxaqueña para reivindicar las raíces del pueblo mexicano después de la revolución (Uno de sus atuendos favoritos eran los vestidos de Tehuantepec, una región al sureste de Oaxaca regida por una sociedad matriarcal. La vestimenta típica era el traje de Tehuana, formado por tres partes: un huipil o blusa geométrica, una falda larga con enaguas, y un tocado floral, muchas veces complementado con pendientes y collares)

«Frida establece una relación muy fuerte con ese vestido, porque concentraba todos los accesorios en la parte de arriba del torso como manera de distraer de su cuerpo roto», explica la comisaria. «Se decía que portaba ese atuendo para complacer a Diego, pero averiguamos que lo llevaba mucho antes de conocerlo porque apareció una foto de ella luciéndolo de joven con toda la familia».Y se lo quitó para castigar a Diego Rivera, su gran amor y marido, cuando este la engañó con su hermana pequeña, su favorita. También se cortó el pelo en aquel momento para molestarle. Además, la moda fue terapéutica para ella. En sus últimos años, cuanto más deteriorada estaba su salud más recargados y pensados fueron sus estilismos. En palabras de la experta: “Mucho antes de que lo hiciera Moschino, Frida encontró el valor de la moda como mensaje y lo utilizó a lo largo de toda su vida. Ella representa la diversidad y su lenguaje fue el mismo que el de la moda: la provocación. Yo auguro que queda Frida para rato”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s